Inicio| Fotos| Noticias| Reflecciones| Sobre Mí| Dejar Mensaje| English

Cómo anda la vida

Estos son informes periódicos de lo que me pasa en la vida en Honduras. Sale primero el que escribí más recientemente.

Tengo unas semanas de estar en los Estados acostumbrándome, pero aquí escribo las cosas de Honduras que me harán falta:

  • Los mangos y otras frutas
  • Las baleadas (intentaré hacerlas)
  • El paisaje tropical
  • Hablar mucho el español
  • La hora hondureña
  • La sencillez de el modo de vivir y la conversación (a diferencia de la complejidad en los Estados)
  • Conocer a tus vecinos y verlos en la calle
  • Transporte público accesible
  • La cercanía de la comunidad-- se puede hacer visitas caminando
  • El refrescar de secarme frente al ventilador después de sudar o bañarme (se fija que no digo el calor)
  • Muchos amigos

Cronología de eventos importantes:

  • (7/08) Fiebre de dengue
  • (8/08) Infección de estafilicoco (necesitando tratamiento en los Estados)
  • (10/08) La colonia se inunda de aguas lluvias y casi se desbordan los ríos-- sacamos todo el equipo del laboratorio de computación
  • (12/08-1/09) Regreso a casa para la navidad y luego voy a Nicaragua para el retiro regional
  • (3/09) Mueren acribillados dos jovenes vecinos en la calle, mientras yo daba clase (centenares fueron a los entierros)
  • (5/28/09) Terremoto 7.6 en la escala de Richter-- se movieron los edificios pero ningún daño local
  • (6/28/09) Golpe de Estado para sacar al ex-presidente Zelaya
  • (8/09) Visita de familiares-- vacaciones buenas
  • (8/09) Me enfermo 10 días con fiebre tifoidea-- poco antes de salir

El tiempo pasa y sólo me queda dos semanas más en Honduras. Me emociona tener un cambio en mi vida, pero voy a sentir un hueco al salir de este país, ya que aquí he encontrado amigos y llevo experiencias que no se podrán comunicar bien con mis paisanos. El mayor desafío y la mayor recompensa de mi tiempo aquí han constado de vivir en la misma comunidad donde trabajaba, una comunidad “del pueblo,” al otro lado de una barrera social económica, en la cual costaba más integrarme de lo que costaría con personas de trasfondos mas cercanos al mío. Pero ha valido la pena entrar una comunidad diferente y por partes entenderla, en un mundo de muchos que juzgan lo que no entienden.

Tengo en la mente ciertas cosas que quiero hacer antes del cierre de mi temporada acá y estoy ocupado como siempre finalizando en mi trabajo. Fui a visitar a amigos en Tegucigalpa una vez más y la semana pasada estuvieron mi papá, mi tío y mi primo para tener aventuras en Honduras. Les encantó el ambiente de Honduras; conocieron donde vivo y también experimentamos ríos con grandes rocas para tirarse, arrecifes del mar y cascadas y cuevas entre otras cosas, sin enfrentar tomas de carretera. Algunas experiencias las había tenido, y otras eran nuevas.

Voy a comentar un poco más en lo ocurrido en Honduras, ya que he podido aprender un poco más y escuchar las opiniones de varias personas.

La situación es bien complicado. Uno de mis compañeros del Comite Central Menonita trabaja por una organización de justicia social, Asociación para una Sociedad Justa, que tiene bastante material documentando la corrupción del presidente Zelaya. Violó órdenes judiciales y se sostiene la ilegalidad de su proyecto de referéndum para una Asamblea Constitucional (pero he escuchado que la famosa constitución contiene algunos artículos que favorecen el neoliberalismo por el cual están exentas de cargos tributarios muchas empresas extranjeras como las maquilas y Burger King). La pregunta es, ¿por qué no lo llevaron a juicio en vez de expulsarlo?

Parece que la oligarquía hondureña lo quería fuera, y salió a luz una lista de empresarios que aportaron para financiar el golpe. Lo que es más preocupante es la forma que censuraron los medios el día del golpe y la manipulación de información, ya que la mayoría de los medios tiene una postura muy alineada con el actual gobierno, tal vez por los intereses de sus dueños. Yo escuché que la policía llegó para destruir el equipo de Radio Global en Tegucigalpa, pero no pudieron entrar porque 500 personas rodearon el local en horas de noche para impedir que entraran. Así que es muy difícil saber la verdad de las cosas.

También ha habido cierta reprensión hacia los manifestantes en contra del golpe. Cuando Zelaya vino a la frontera con Nicaragua, se impuso un toque de queda de 80 horas, impidiéndoles acceso a comida y agua a la gente que fue forzada a beber de los charcos.

Si se hiciera una encuesta, yo creo que la mayoría de la gente querría fuera a Zelaya, viéndolo como criminal. Sin embargo hay mucha desinformación y de las personas con que vivo y trabajo, escucho opiniones diversas. La división que hay es muy fuerte.

La iglesia menonita central se ha unido con iglesias de otras denominaciones en formar un comité de reconciliación para apoyar los peregrinajes de manifestantes pacíficas contra el golpe y a favor de la restitución de Zelaya. Algunos manifestantes son campesinos faltos de ropa y comida. Nunca se habló de reformar la constitución antes de la propuesta de Zelaya, cuyos motivos para mí son sospechosos. Pero parece que la gente se apegó a esa idea y sus marchas no son simplemente pro-Zelaya sino un llamado para un sistema socio-económico más justo y menos exclusivo. La dirigente de mi organización ha expresado que las organizaciones cristianas que trabajaron para capacitar a la gente pobre a reclamar sus derechos ahora les dan la espalda cuando la misma gente lo hace.

Al mismo tiempo no todos los manifestantes son tan pacíficos. Algunos han manchado paredes con graffiti y incluso quemaron un bus y un restaurante Popeyes en Tegucigalpa, cosa que los noticieros parciales sacan a luz para pintar a todos los manifestantes como delincuentes. En personas que conozco he sentido un fuerte desprecio hacia los manifestantes. Hay conflicto también entre los maestros de educación pública, que generalmente apoyan a Zelaya, y los padres de familia, porque por las huelgas, los alumnos han perdido mas de un mes de clases.

Me fijé en una propaganda del gobierno actual que pone un recorte de Chávez denunciando los manifestantes de su país contra él, diciendo que “se metan presos.” Quizá los gobiernos de Chávez y Micheletti (el actual presidente), a pesar de su oposición ideológica no son tan diferentes.

Como cristianos es casi imposibles que podamos acordar el punto de equilibrio correcto entre los extremos ideológicos, pero con valores bíblicos nos podemos poner de acuerdo en muchos puntos muy significativos para apoyar la justicia:

  • Podemos estar de acuerdo en que el trabajador merece su salario digno. Nadie debe estar trabajando de balde.
  • Podemos siempre estar en contra de cualquier acto de corrupción.
  • Podemos siempre estar en contra de violación de derechos humanos, de manipulación de información y de restricción de libre expresión sin importar la buena causa de los transgresores.
  • Podemos rehusar recurrir a la violencia para obtener la justicia y mantenernos libre de culpa aparte de la culpa de ser cristianos amantes de la verdad y la justicia.
  • Podemos estar dispuestos a socorrer al necesitado simplemente por el hecho de su necesidad y no a condición de poder juzgar favorable todo lo que hace.

A pesar de nuestros desacuerdos ideológicos, si pudiéramos todos saber toda la verdad de las cosas con los ojos abiertos y apegarnos a los principios de amor, creo que sería autoevidente nuestro proseguir.

Es muy interesante estar en Honduras en estos días tras el golpe de estado. Al presidente Zelaya lo sacaron del país tras acusaciones del abuso del poder por promover la encuesta popular para establecer una asamblea constituyente que el Congreso y Corte Suprema de Justicia califican de ser ilegal. El país está dividido y el gobierno nuevo de Micheletti no aceptará el regreso de Manuel Zelaya, tal como exige la comunidad internacional. Este conflicto falta por resolver. Hay que orar que haya una reconciliación pacífica mediante la diplomacia y diálogo.

Honduras

Ya días me ha tocado escribir otra vez. Si alguien se preocupaba por mí, tal vez con razón era, pero estoy bien aquí gracias a Dios para contar de mis aventuras. Se destacan:

Ciclistas

En abril, me visitaron Lars y Jon, los cuales están viajando en bicicleta para el Congreso Mundial Menonita en Paraguay. Cuentan muchas historias, y aquí con Michael y Liz pasamos el rato en mi comunidad y ayudaron un poco en lo que es la construcción de la iglesia.

La semana santa la pasé en Tegucigalpa con otros compañeros de mi organización, y poco después tuvimos una reunión de equipo en el Lago Yojoa para descansar y compartir de nuestro trabajo. Es uno de los lugares con más pájaros cantando.

Clases de computación

Terminé el primer módulo de clases y ya estoy con los últimos grupos de alumnos antes de que me vaya de Honduras. Los alumnos se alegraron mucho en la clausura y se llenaron los cupos para los nuevos grupos muy rápido. Imparto clases de dos niveles y un curso “comercial” los días Sábados.

La iglesia

La iglesia ya avanzó mucho en lo que es la segunda planta de su edificio. Ya se levantaron las paredes y se están poniendo las láminas del techo a tiempo para las lluvias. Lo que hará falta es repellar y echar el piso. Hay muchos hombres en la comunidad que están sin empleos por la crisis económica del país.

Peligros

La vez pasada conté de las muertes de dos jóvenes en la calle. La gente permanece preocupada por los actos de violencia que se viven en las colonias, situación que parece estar empeorando. La mayoría de las muertes son personas involucradas en el crimen organizado o las maras, o tal vez personas que no resistieron la extorsión. Hace poco un hombre que cursaba un programa autodidáctico de mecanografía en el aula de computación fue capturado tras robar un banco. Fue una noticia perturbadora; el personal del lugar lo conoció y parecía inocente, pero nunca se sabe.

El 28 de Mayo en la madrugada hubo un sismo de 7.1 en la escala de Richter que azotó el país, sin mayores daños que un puente caído y 7 muertes. Me desperté confundido y sentí que las paredes se movían como gelatina. Todos los vecinos se asustaron y se encontraron en la calle. Los edificios de la colonia no fueron dañados visiblemente. Muchos han dicho que los científicos no tienen explicación de por qué no hubo mayores daños. Había muchos en la iglesia la noche siguiente, ya que muchos vieron el temblor como un toquecito de Dios. De todos modos, me siento agradecido por la protección de Dios que he experimentado y ojalá se hallen soluciones a los problemas sociales y problemas de inequidad económica que son la raíz de tanta violencia a nivel del país y del mundo.

Aquí los vecinos han estado de duelo por la pérdida de dos jóvenes los cuales los conocía yo, ya que eran del mismo pasaje. El miércoles pasado los mataron a tiros. El periódico dijo que eran delincuentes, pero los vecinos bien saben que eso no es verdad.

Los mataron en la calle en la tarde y mucha gente vino a ver, luego vino la policía, los noticieros, y los forenses. En la madrugada empezaron el velorio hasta enterrarlos el próximo día. Entre 200-300 personas fueron a mostrar su apoyo, llenando dos buses y varios carros particulares, demostrando que eran queridos. Los dos tienen familiares que son de la iglesia local. Yo creo que algo así no puede ser plan de Dios sino que refleja la maldad del hombre. Pero hay que confiar en Dios en todo caso y orar por las familias.

Honduras

Me acerco al final de mi temporada en Honduras con confianza para este año y lo más acostumbrado que vaya a estar a la comunidad donde vivo, aunque cada día trae nuevas sorpresas.

Regresé a Honduras el 5 de enero, un día después de lo planeado por atrasos de mi primer vuelo-- así que me mandaron a Tegucigalpa el próximo día sin la maleta. Al siguiente día partimos con los otros de mi organización para un retiro en Managua, Nicaragua-- yo con ropa prestada.

Fue un retiro espiritual-bueno para reflexionar y relacionarse con los compañeros, compartiendo historias. A mi me interesó mucho el trabajo de uno que da clases de teología y transformación de conflictos en un seminario con alumnos que participaron en las dos causas de la revolución Sandinista. También vimos un poco de Granada una cuidad colonial en el Lago de Nicaragua.

Unz vez vuelto a San Pedro no me tardé en integrarme nuevamente. Mi experiencia en la iglesia simpre me ha sido desafiante para mi por lo diferente que es la iglesia aquí, pero mis relaciones principales son con miembros de la iglesia cuyas vidas se centran en la iglesia. Puedo participar y orar de mi manera pero muchas veces me siento un extranjero durante sus liberaciones y manera bulliciosa de orar. La iglesia ahorita empieza una orbra de construcción para hacer una planta de arriba y están haciendo actividades para recaudar fondos.

En mi trabajo, las clases van bien y no hubo cupo para todas las personas que se quisieron matricular. Hay alumnos que siguieron otra vez y parece ser aficionados. Este año también pienso dar charlas co los alumnos del laboratorio de inglés

El sábado pasado fue un día grande para Bessy, ya que cumplió los 15 años. Es la menor de los Mencía y le dieron un gran ceremonio en la iglesia y un convidio con 100 personas en la casa. Mi papel fue tomar video con mi cámara. Tuvieron un cortejo y objetos simbólicos como un anillo, zapatos, un reloj y velas. Así que los 15 años de una muchacha es un evento muy especial para la gente de aquí.

También hemos tenido muchas lluvias, lo que un anciano me dijo que nunca recuerda algo así para este mes. ¿Serán cambios climáticos?

Honduras

¡Feliz Navidad a todos! Escribo desde mi estado de Iowa, frío y nevado, muy diferente a la caliente San Pedro. Este viaje a casa es el planeado; ya tenía comprados los boletos cuando tuve que venir la vez pasada por mi infección.

Retrocedo hasta noviembre. Por fin pudimos regresar todas las computadoras y el mobiliario al centro de la 6 de Mayo, después de que las aguas lluvias bajaron para dejarnos llenar el solar con 12 volquetadas de selecto. Yo ayudé un día a palear y emparejar el selecto. Inicié clases lo más pronto posible y aumenté el número de días de clase para terminar el curso a tiempo. Aun así, apenas terminamos antes del descanso de la Navidad. Naturalmente se perdieron algunos alumnos por los contratiempos del curso, pero por lo general terminó un buen grupo de alumnos, los fieles. Los del segundo nivel se divirtieron haciendo páginas de blog y cuentos con dibujos de Powerpoint.

Vinieron todos para la clausura el 10 de diciembre. Al día siguiente tuvimos la fiesta navideña donde el proyecto. Me gustó ver a las mujeres que trabajan por el proyecto divirtiéndose como niñas.

De otras noticias, mi familia hondureña compró un carro con paila como dicen, un Nissan alto y sólido pero siempre con sus problemitas y trabajo mecánico que chupó más pisto de sus bolsas. Aunque un vehículo sólo es fuente de gastos, para ellos tiene valor simbólico. Un vecino cristiano les dijo que sería la primera de otras bendiciones. Jesús está aprendiendo a manejar. Hubo un choquecito con la bomba de la gasolinera pero no fue muy grave y a largo plazo sirve de aprendizaje. No sirvo mucho como maestro de manejar.

También tiene Jesús licencia de conducir. Cuesta 250 lempiras con exámenes de conducir y de salud, pero pagó 600 para sacarla de un solo sin retraso. Yo no tengo licencia todavía porque no tengo carnet de residencia que quien sabe cuando salga. Pero si quisiera pagar $200, yo también podría sacar una licencia de un solo. Así es la cosa en Honduras.

Tuvimos reunión de CCM en el pueblo costero de Tela y despedimos temprano a Josué y María, compañeros que concluyen su tiempo en enero. El 12 salí para los Estados y viaje con dos hermanas desde Washington, donde estudió una de ellas, hasta Iowa.

Honduras

Mucho que no esperé ha pasado desde mi regreso a Honduras. Me alegro de estar nuevamente aquí con las personas que ya días no había mirado. Mis alumnos también me extrañaron, y casi todos llegaron a clase.

Sólo acababa de hacer repaso con los alumnos cuando vinieron las lluvias, las cuales inundaron el solar del centro donde trabajo. No ha parado de llover—apenas pasa un frente frío cuando llega otro. En mi colonia, se han inundado las casas bajas con aguas lluvias, pero la casa mía está tranquila. El agua llegó a la biblioteca y cuarto de tutoría pero no a los laboratorios con computadoras. Siempre están echando más tierra sobre las calles, y la gente que puede levanta sus casas.

El martes 21, el nivel del agua del río Chamelecón que es el que afecta la colonia, estaba a un metro de desbordarse. La colonia está bajo el nivel del río, así que un desbordamiento del río podría llenar sobre los techos de las casas (como en el huracán Mitch). Ese día, MAMA, mi organización sacó todo el mobiliario y equipaje del centro con un camión. La gran llena nunca llegó, pero no ha pasado todo el peligro puesto que sigue lloviendo. Ahorita no puedo dar clase, porque las computadoras están en la bodega, y los alumnos todavía tendrían que atravesar en su chancletas aguas estancadas con dos semanas de estar allí y con filtración de aguas negras. Cuando bajen las aguas quieren rellenar el solar con tierra y levantar los pisos de los cuartos de enfrente. Muchas comunidades permanecen inundadas con mucha gente en albergues con necesidad.

Siempre hallo la manera de ocuparme, pero me frustra perder tanto tiempo para dar clases este año. Un fin de semana pude ir a La Campa, Lempira donde está Miguel, un compañero mío. Es un lugar bien pintoresco, con montañas empinadas y estructuras simples de adobe y techos de teja. También pude ver la finca de Josué y María otra vez—hoy tienen ovejas y cuatro chanchos para destazar para Navidad. Esta semana, MAMA va a empacar provisiones para dar a las comunidades afectadas.

Ya llegó el momento para regresar a Honduras. Después de cuatro semanas de antibióticos, la infección de staphyloccus se considera muerta. Mi ojo izquierdo, afectado por la infección se ha mejorado, ya que se eliminó la infección. No sé si se recuperará toda la vista de ese ojo. Los oftalmólogos siempre lo miran major cada vez, pero queda un punto bloqueado cerca del centro visual del ojo. Puede tardar 3 meses en sanarse, así que espero más mejoría. Con los dos ojos abiertos no tengo puntos ciegos.

Esta temporada en casa duró bastante tiempo; no sabía mi fecha de regreso esperando el permiso de los médicos. Me acostumbré a la vida de mi hogar, sin las transiciones que se toman para quedarse permanentemente. También será un ajuste regresar a Honduras y seguir trabajando desde el punto en que salí. Los once meses más que me toca estar en Honduras parecen pocos. Una visita para navidad dividirá más aún el tiempo.

Estoy emocionado; espero que la gente entienda mi ausencia. Es bonito saber que hay gente de dos nacionalidades que han orado por mí, pues todavía espero en Dios lo mejor.

Me han pasado mucho desde que escribí la última vez. Primero, ni estoy en Honduras, sino en mi casa. Hace poco padecí una infección de staph aureus que se me manifestó en el brazo izquierdo y afectó mi ojo izquierdo. Fui paciente en los Hospitales de la Universidad de Iowa, un hospital cercano, y ahora permanezco en casa con un tratamiento intravenoso de antibióticos que parece resolver el problema. Me retrocedo varias semanas para contar:

Honduras

El viernes, 8 de agosto, se inauguró el nuevo laboratorio de inglés que está a la par de donde trabajo. Una organización sin fines de lucro instaló el laboratorio con computadoras destinadas a un programa de aprendizaje de inglés. Alejandra Perdomo quien trabajaba conmigo en computación, está de regreso para administrar el laboratorio, y yo anticipaba también mostrar apoyo a los alumnos. Pues ese día me molestaba una espinilla/lesión en el brazo izquierdo. Aquella tarde llovió y se inundó el solar del local donde trabajo más que nunca y en la noche fui invitado a una cena con una familia en el centro.

Al siguiente día, sábado, salí para la boda de Jeff y Soila en Tegucigalpa. Todavía no notaba nada diferente en el ojo. Fue una boda hermosa al aire fresco en un campamento y hacía buen día. Muchos amigos y familiares de Jeff viajaron para asistir y yo acompañé a algunos amigos suyos en el regreso a San Pedro el domingo. El domingo también noté el problema en mi ojo izquierdo.

El lunes, me di cuenta de una mancha negra en la parte central de la visión del ojo izquierdo. Fui a dos oftalmólogos. El primero pensó en una infección, pero el segundo, especialista de la retina, dijo que era un infarto detrás de la retina. Recomendó una inyección al ojo para desensanchar la retina y tratamiento de láser, pero no pudo prometer la recuperación de mi visión.

El martes y el miércoles se llenaron con exámenes, consultas médicas, y llamadas a mis padres y a Kathy Martin de CCM, quien me ayudó en muchas maneras. Sentía cansancio y a veces dolor en el ojo. El miércoles y oftalmólogo quería comenzar ya con el tratamiento (incorrecto), pero justo a tiempo CCM pudo hablar con un especialista del Hospital de la Universidad de Iowa. Por lo seria y incierta que era mi situación, se decidió que yo fuera a Iowa para recibir tratamiento.

Viajé toda la noche, llegando a tiempo para ser atendido el jueves en la tarde. La clínica oftalmológica en la U de Iowa es una de las mejores en el mundo. Se había empeorado la infección de mi brazo y sospecharon que la misma infección causó el problema de mi ojo. Desde la noche del viernes hasta martes quedé internado en el hospital con antibióticos hasta que salieran los exámenes y trámites para poder salir. Ahora tengo que estar siempre con antibióticos intravenosos por 4 semanas, pero me dieron una maquinita que administra la dosis que me permite estar en casa, por lo cual me siento agradecido. Puedo hacer muchas actividades, pero siempre tengo que portar la máquina y la bolsa de medicina.

Honduras

Lo único es que esa experiencia me enseña mucho sobre el sistema médico estadounidense. El cuidado médico de aquí es de buena calidad pero los costos son los más altos del mundo. A diferencia de cualquier otro gasto, los médicos no parecen tomar en cuenta el factor económico cuando recomiendan tratamiento (y el problema se agranda por la cantidad de administración y seguros contra litigación). Me preocupo por la gente que no puede costear seguro médico y por eso no tiene acceso a servicio básico en un país tan "desarrollado."

Como vuelvo de un país pobre, me cuesta aceptar lo que será el costo de mi tratamiento. Me recuerda que estoy en una posición de "privilegio" en comparación con los hondureños que conozco (conozco una comunidad pobre pero no me he hecho "pobre"). Sólo recibo la bendición que me fue dada y le doy gracias a Dios por la recuparación de mi vista.

Un mes atrás también tuve dengue, a la vez que otro compañero, Adam. Para Adam, fue la última semana de su estancia en Honduras, y se le pegó peor. Salió con Sarah el 20 de julio de regreso a nuestro país. No creo que dengue tuviera que ver con la infección, pero puede que me afectó el sistema inmunológico.

Mis clases iban bien al momento de mi salida, pero se detienen hasta que yo regrese. Por lo menos la gente hondureña es muy comprensiva y flexible. Gracias a todos que han estado orando, ya que Dios escucha y obra por mi recuperación.

Después de tres meses, ya me toca escribir otra vez sobre mi vida en Honduras.

Sigo viviendo con una familia hondureña. Hay desafíos en vivir largo tiempo con la misma familia, pero ha sido una experiencia enriquecedora que me ha ayudado a entender mejor la cultura hondureña, y así no estoy solo. La hija mayor, Queylin está estudiando en la universidad y en estos días ha lidiado con problemas de alergias. Cristian, el segundo hijo sigue estudiando, pero ha expresado el "Sueño Americano"-- queriendo irse para los Estados por varios años para ahorrar dinero. Casi se nos fue, pero sus padres no quisieron y la persona que lo llevaba no llegó. No sé que puede hacer un padre en esta situación.

Mi trabajo me ha salido mejor (aunque siempre es de muchas horas). Hubo momentos de estrés por la cantidad de clases que me hizo perder la paciencia con alumnos, pero lo bueno es que he mejorado mi actitud como maestro. En este punto de mi tiemp me pregunto-- ¿por qué estoy aquí?-- como un gringo en un país pobre-- ya que algunos extranjeros están por bien, otros por mal, otros son difíciles de pesar. Vine más con el deseo de aprender y entender que servir, para no estimar demasiado lo que es mi servicio. Si pudiera medir con exactitud el aprovechamiento de mis alumnos y lo que les va a servir en el futuro, no se vale si no soy amoroso y genuino en mis relaciones, particularmente con alumnos.

Para un resumen de lo ocurrido en mi vida, la iglesia tuvo otro bautismo en el río y los jóvenes realizaron una actividad de hamburguesas (siempre fritas en mucha manteca) para ayudar con un proyecto que amplió el área del púlpito y le puso cerámica. La iglesia planifica muchos cultos y eventos, a veces sin apoyo suficiente de los miembros, lo cual les trae una regañada del pastor o líderes.

Tomé un tiempo para ir a la finca en el Ciprés para visitar a unos compañeros de CCM y ayudarles a sembrar árboles. Fue un escape de la ciudad y también pude ver una misa católica. Más tarde fui a Azacualpa, Valle para visitarle a Adam, otro compañero y fui por primera vez a un parque acuático en Honduras. Me gustó ver como la experiencia de Adam ha sido diferente que la mía y ver una iglesia diferente. Hace varias semanas competí en un cuarto de una maratón (10.5 km.) No tenía la misma velocidad que antes, pero tampoco estoy entrenando.

Honduras

Tengo que retroceder un poco para llenar el hueco desde el último escrito. En Abril por primera vez, fui a Estados Unidos para asistir a la boda de un buen amigo en Lancaster, PA, pero también hice una vuelta por otros lugares. Vi a mis tíos que están un año en Washington DC, trabajando en una casa para huespedes internacionales. En el transporte urbano, me fijé que casi todos eran hispanos, muchos de repente de Centroámerica.

De ahí fui a llevar a mis padres y mi hermana menor, Nicole in Baltimore. Nos quedamos con un amigo de la universidad y con otros amigos cercanos. Yo andaba una gripe que traje desde Honduras y el mero día de la boda de mi amigo perdí la voz. Con los primos que vi en la mañana, me comuniqué con papel, y con toda la gente de la boda sólo susurrando. Disfruté el sencillo pero bonito ceremonio y la recepción. Si Dios permite, como dicen los hondureños, podré hablar en voz alta la próxima vez.

En la ultima parte de mi viaje, fui a EMU, mi universidad, para visitar a otras personas importantes como mis hermanas Rebecca y María. Al salir de los Estados, me había adaptado al ambiente, pero experimenté un choque al llegar. Una vez de nuevo en Honduras, fui al doctor para averiguar qué me pasaba. Tenía calentura y con dos inyecciones en las nalgas, me sentí mejor.

Pronto después de venir, el equipo de CCM tuvo una reunión en Tegucigalpa. Aparte de problemas con llantas punchadas, el encuentro fue muy bonito, ofreciendo tiempo para disfrutar juntos. Hicimos una caminata en el área de el Hatillo y fuimos a la feria de San Juancito, donde estaba cantando Guillermo Anderson.

Para concluir, hace poco oí la noticia de la muerte de un amigo, Matt Garber, en Costa Rica, que me da mucho pesar. Era una person a muy positiva con mucho para ofrecer en servicio de Dios. Hay que orar y recordar lo frágil que es la vida...

Escribo esto después de la Semana Santa, la semana que los cristianos celebramos el sacrificio que Jesús hizo por la humanidad y la consiguiente exaltación que recibió de su humillación.

Esta semana me dio un descanso de mis responsabilidades normales. Mis clases de computación se han iniciado y he estado muy ocupado, dando un total de 21 horas a la semana, además de las responsabilidades de mantener el lugar. Una de las secciones es de secundaria y será más avanzada. Ahora creo que me canso demasiado por haber puesto demasiadas clases, especialmente cuando estoy interrumpido por los niños que quieren ayuda con las tareas escolares.

Pescando

Entre las cosas que tengo que contar en este período de tiempo-un día la pasé "pescando". Fue con mi hermano anfitrión, su tío y un vecino. Yo no fui de mucha ayuda, por ser bastante torpe con sólo hilo, un anzuelo, un plomo, y una caña cortada en el camino. El cebo fue sardinas capturadas en las aguas residuales que están a lo largo de las calles de mi colonia. Viajamos en bicicleta, a lo largo de la quebrada, por campos de maíz y banano, pasando unos pobres niños pequeños llevando cargas más pesadas de lo que podían levantar. El lugar donde pescamos apestaba como aguas negras, simplemente lavar con un brazo me dio una erupción. Nadie capturó nada, los demás dicen que vieron un cocodrilo. Pasamos por el aeropuerto de San Pedro y llevamos algunos elotes de maíz del campo del vecino.

La Masacre

El 2 de marzo hubo una "masacre" en mi comunidad a aproximadamente un kilómetro de mi casa, en la que 7 personas fallecieron en un billar. Mi limitado entendimiento es que los responsables eran de la Mara Salvatrucha tomando venganza sobre otro grupo que ellos llaman "los Olanchanos" (de un departamento de Honduras) que participan en el comercio de drogas y el control de una zona que creo incluye el lugar donde vivo (Son conocidos por matar a cualquier ladrones que opere en su territorio). Uno de los 7 victuims pertenecía a ellos, los demás supongo en el lugar equivocado al momento equivocado. Un sucedimiento así es bastante común - ya se han producido varias "masacres" este año en la zona de San Pedro Sula, relacionadas con la delincuencia organizada. Estoy agradecido por la protección del Señor, que sigo recibiendo a través de la oración.

La boda

Honduras

El 15 de marzo, tuve el privilegio de participar en la boda de una pareja de la iglesia. Yo estaba entre los más o menos 12 parejas en el cortejo. Las parejas se emparejaron a base de altura (respetando las relaciones existentes) y yo quedé el varón más alto. La boda de Edgar y Yossy fue bonita, con todo, hasta la pintura de las paredes de la iglesia, del mismo color de verde menta. El cortejo formó arcos a través de las cuales la florera, los portadores de anillos y la novia pasaron. La novia y el novio tenían sillas para sentarse y se arrodillara para hacer votos. Aparte de eso los demás elementos fueron mayormente similares a las bodas norteamericanas. Tuvieron recepción después atendiendo a bastante gente.

Semana Santa

Honduras

La Semana Sante es vacaciones para muchos hondureños (si celebran en la iglesia o no). Fui al bonito pueblo de San José, donde mi familia anfitriona se origina. Yo quería permanecer mucho tiempo, pero resultó así cuando no había servicio de autobús durante dos días. Pude disfrutar de un balneario en el bosque de una familia de los parientes, donde también tienen pescado tilapia. En anticipación de su apertura captaron muchos pescados grandes con redes. Lastimosamente, el tiempo se puso muy helado para bañar. San José tenía su feria patronal la misma semana que era interesante para ver-la coronación de la joven más bonita, unos fuegos artificiales, y el toro-fuego de madera que tiraba cohetes portado por un hombre que perseguía a los niños y llenaba el lugar con humo. La única tradición de Semana Santa que observé fue una procesión con una efigie (pichingo) de Judas y brujas disfrazadas (“murigangas”) que bailaban con la banda del pueblo.

En lugares así siempre hay gente interesante, como Wilmer, que pasaba con una botella de “guaro,” pero le gustaba leer—poseía conocimiento de historia maya y con emoción me contaba de restos mayas que encontró en cuevas cercanas. Podía citar más de la Biblia que yo, pero quería desviar a los libros de brujería.

El domingo de la resurrección yo estaba con otros de CCM celebrando con un almuerzo compartido y con una piñata por el cumpleaños de Adán. Fue la primera comida con gran variedad de platos desde hace mucho. Desde entonces estoy bien ocupado con mi trabajo. No me falta tiempo libre, pero tiempo libre en una computadora, sí.

Justicia de la vecindad

Hace poco hubo robo en mi pasaje (que es raro por lo visto). Se hizo en la luz del día—el culpable arrancó el balcón de una ventana y se llevó un televisor, DVD, y chimbo de gas, según creo. Todos sabían quien fue: un soltero delgado que hace de todo para apoyarse, conocido como marijuanero y que pasa corriendo haciendo ruido como si fuera un bus. Una noche después de que me acosté, prendieron al pobrecito y lo patearon y lo amarraron para la policía.

Me emociono por mi viaje a Estados Unidos, por primera vez en más de un año y medio. Voy a asistir a la boda de un buen amigo de la universidad y voy a ver a mi familia y parientes en el camino.

Ahora les ponemos al día de mi vida. Estoy aquí, iniciando otro año de trabajo, siempre disfutando de la vida tranquila en Honduras, con todas las sorpresas diarias.

Yo pasé el año Nuevo en la finca (donde los voluntarios de CCM Josúe y María). Fue un 31 tranquilo y quieto, ya que en la ciudad hubieramos desvelado más con el continuo reventar de cohetes por toda la noche. La pasamos bien y reventamos una piñata para celebrar el cumpleaños de María.

Honduras

La primera parte de enero fue helada y lluviosa. Para mí, me gustó el descanso del calor, pero el “cambio de clima” siempre me da un poco de gripe, como durante los frentes fríos. Sin embargo, ni los días de sol en enero son tan calurosos. Por motivo del frío supendimos un viaje con mi familia anfitriona hasta la segunda semana. Hicimos un viaje al Lago Yojoa, y la mayoría se quedó en una cabaña, aunque yo y Cristhian dormimos en un cuarto aparte y ése es loco para dormir. El día siguiente fuimos a un parque nacional en la orilla del lago y a las cataratas Pulhapanzak, posiblemente las más grandes de Honduras. Me gustó el sentimiento de libertad de un viaje en carretera, pero ojalá no los asustara demasiado cuando chocamos con algunos baches.

Honduras

El 17 cumplí años, y lo celebraron primero con un pastel de tres leches que me hizo Consuelo. Fui al culto de la iglesia, esperando que me harían pasar y me cantarían, pero no esperé una comida preparada para todos los presentes. Estaba un poco cansado después de un mensaje de 65 minutos, pero me sentí honrado por su oración por mí y su deseo expresado que me sintiera en casa. El próximo día los de CCM también celebraron mi cumpleaños con aún otro queque, de zanahoria, que terminé compartiendo con dos vagos hambrientos que de repente llegaron a la oficina de CCM. Hoy (el 3) vamos a ver el Super Bowl, en la casa de los directores.

En cuanto a mi trabajo, no voy a empezar a dar clases hasta el 13 de febrero cuando los niños hayan comenzado en las escuelas públicas, para que yo pueda promocionar el curso allí y llenar los cupos. Por mientras, estoy trabajando un sitio web para el proyecto y estoy pintando en mi cuarto y en el cuarto donde van a poner el laboratorio de inglés (a través de computadoras con el programa Rosetta Stone). Las paredes de los extremos de mi cuarto llevan un azul cielo fuerte, y los lados llevarán un azul claro.

Honduras

¡Saludos navideños a todos! Estoy pasando mi segunda Navidad en Honduras, y esta vez siento más deseo de ver a familia y amigos en los Estados, pero quería dejar una visita para la otra Navidad, ya que hace poco mi familia estuvo aquí. Afortunadamente, he recibido varias tradiciones navideñas acá. Canté en un coro navideño en la iglesia menonita central, comí galletas norteamericanas y también tradiciones hondureñas como tamales, sandwiches de pollo, y cerdo. No falté la bulla de cohetes de pólvora, y experimenté lo suficiente de cantos navideños durante una reunión del equipo de CCM.

Tuvimos nuestras sesiones en el Parque Nacional Cerro Azul (fotos) cerca de Lago de Yojoa, un ambiente bien refrescante, a pesar de la lluvia y frío. Yo pensé que la lluvia nos iba a detener de caminar el sendero, pero Dios nos bendijo con una buena caminata por el espeso y verde bosque nublado.

Leo

Después de eso, hice un viaje breve a Tegucigalpa para visitar a amigos. Me quedé con Sarah Lawrence, conocida por todos los de CCM, y con Leonardo Chavarría, el cual no había conocido, pero queriendo conocerlo, ya que pasó un año en EMU, mi universidad. Me había quedado antes con su familia. La pasamas bien, platicando y compartiendo nuestras experiencias.

El día que regresé (domingo), en la iglesia local llegó un ministerio estadounidense de "profetas"-- dos gringas y los demás Latinos. A ellos más les preocupaba que nadie faltara a la salvación, o que ningún pecado de una casa previniera la bendición (financiera) de Dios para ella. Me sentí raro cuando la gringa, hablándome en español, trató de hincarme en el espíritu.

El 24 canté en el coro navideño durante el culto en la iglesia central, y regresé en la noche, para siempre escuchar el reventar cohetes y los equipos de sonido en mi vecindad.

Graduation

Brevemente contaré de la graduación de Queylin, al aire libre en un hotel fino. Tenía arreglos formales y una cena buena. El ceremonio inició con una oración tipo evangélica y el himno nacional. La entrega de diplomas no se podía ver, a menos que uno subiera al frente, con el gentío que luchaba para tomar fotos. Creo que los maestros reciben su porción del dinero recaudado de los alumnos para el evento, así como la arbitraria recuperación del examen final a un costo de $5 que muchos alumnos tuvieron que hacer para graduarse.

Ahorita disfruto de un descanso de mi trabajo regular, y trato de iniciar un sitio web para el proyecto MAMA.

¡Que tengan un próspero año nuevo!

Honduras General

Espero que esta carta los encuentre bien de salud. Siento acercar el cierre del año y el empiezo de la temporada navideña, algo a que le doy la bienvenida. Estoy listo para que terminen las clases que estoy dando, aunque me ha gustado ver el progreso y creatividad de muchos de mis alumnos. Han habido frentes fríos que nos dan un descanso del calor. Sin embargo, las temperaturas bajas tienen su precio: cielos nublados, una humedad que hace apestar todo de moho y la gripe. Una noche me desperté de un frío intenso, una experiencia rara para mí en Honduras--por cuanto la casa no brinda mucha protección contra la temperatura de fuera--sea caliente o fría.

Hace poco, el equipo de CCM despidió a Jeff, quien cumplió sus tres años como coodinador de enlaces personales. Tuvimos una buena cena para celebrar su tiempo. Jeff regresa a los EEUU en bus via México, pero volverá a Honduras en enero. Me hace miembro de más antigüedad. y me hará falta el amplio conocimiento que tenía Jeff de Honduras.

Hace unas semanas, tuve una experiencia que me hizo pensar un poco en la seguridad de este país. Regresaba a pie de un supermercado con una compañera. El lugar se ubicaba por donde está el punto de transporte del centro para mi colonia, así que camino cerca de ahí regularmente. Un hombre nos siguió y ya cerca de la oficina de CCM me asaltó donde había menos movimiento de gente. Lo interesante es que hablaba perfectamente el inglés y parece que sabía donde se encontraba la oficina. Andaba yo $10. Los hondureños suelen poder contar muchas historieas de robos, de ellos mismos o de conocidos. Por ejemplo, recientemente entraron la casa de una familia que conozco de la iglesia central. A veces los policías mismos pueden ser corruptos-- oí una historia de un hombre que halló su vehículo robado en una posta policial. Andaba la llave del vehículo como prueba de que era de él y los policías lo dejaron llevar el vehículo, sin vergüenza.

Queylin, mi hermana hondureña se está graduando de colegio, sacando comercio. Las graduaciones son cosa seria aquí y son caras. Vamos a ver como será el evento, pero me parece prestigioso, para demostrar el estatus de uno, aunque pueden pagar menos de $200 mensuales a los peritos mercantiles. Se dará en un hotel bueno, con espacio limitado que impide que vaya toda la familia. Me imagino hay unos que no se gradúan por el costo. Yo seré el padrino, no de Queylin, sino de una alumna. Con un presupuesto de CCM, regalos apropiados son caros.

Espero que los de Estados Unidos hayan disfrutado el día de acción de gracias.

He cumplido oficialmente un año y un mes de estar en Honduras. Tengo tiempo suficiente de vivir aquí para que la gente me pregunte cuando me voy y mi familia hondureña me pida dos años de antemano que me olvide de ellos. Un día, mientras camino hacia el punto del transporte de mi colonia, pasa un busito, practicamente ya lleno, y el ayudante se asoma y me mira invitándome a subir. Es cierto que llaman a cualquiera, pero me di cuenta que con el tiempo que he estado aquí, muy posiblemente el ayudante me reconoció y sabía a donde yo iba (me hizo pensar de que habrán más los hondureños que reconocen mi cara que los hondureños que fácilmente reconozco yo, ya que yo tengo un aspecto físico destacante).

Ha llegado el invierno (como dicen), el tiempo de lluvias, más humedad y a veces tiempos más frescos (ahora bañarme me da frío). Tengo las expectativas de tener ropa mohosa, si no la uso, y de que el campo en que corro estára lleno de agua. No son los mismos cambios de temporada como en Estados Unidos, pero siento un ritmo que recuerdo del año pasado. También ha llegado la temporada de huracanes. Muchas personas tenían miedo de que mi colonia se inundara de un desbordaje del río Chamelecón, después del huracán Felix, pero no pasó nada (aunque otro río sí inundó otras comunidades).

El equipo de CCM ha crecido. Tuvimos una reunión unas semanas atrás en San Pedro. Una pareja, Amanda Lind y Andrew Clouse, ha venido para continuar la posición de Jeff, de mantener el programa de intercambio y vínculos con la iglesia de EEUU, ya que Jeff deja ese trabajo en Noviembre. Los del programa SALT son Adam Lawrence, quien va a trabajar en educación medioambiental en los pueblos de las montañas en Azacualpa, Santa Bárbara, y Sarah Winter, que enseña el ingés en Toca, Colón (el trabajo de Kari, antes de ella).

Mi trabajo ahorita es bastante, porque se matricularon bastantes niños (y adultos) para clases de computación que duran hasta diciembre y tengo más clases que antes. Hay 52 personas en clases normales de computación, además de los niños de refuerzo escolar que deben venir una vez la semana (algunos no llegan, otros siempre quieren entrar). Con este horario casi no les queda tiempo a los que vienen para hacer tareas en Internet o jugar. Naturalmene hay un choque entre mi visión educativa del lugar y el querer entretenerse de los niños (hasta cierta medida pueden ser las dos cosas).

Cabe mencionar que he empezado a quedarme uno o dos días en el centro los fines de semana, lo que me ha permitido participar en la iglesia menonita central y conocer nueva gente, además de ver más frecuentemente a otros voluntarios de CCM.

Voy a terminar con eso. Mientras escribo, mis manos están endurecidas por haber ayudado a echar tierra selecta en el solar de mi casa, para que el agua pueda salir mejor durante las lluvias.

Honduras General

Este periodo pasada ha sido de transiciones y de despedidas. Entre mayo y julio tuve el privilegio de conocer a James Weber, un estudiate de medios de comunicación en la Universidad de Goshen. Vino a Honduras para filmar un video promocional corto para el Proyecto MAMA, el cual me gustará ver. No es su primer video; también trabajó en Fuerza, un documentario por estudiantes de Goshen sobre la inmigración. Se fue más o menos cuando se fueron los del programa SALT: Kari Dyrli y Greg Lamb complieron 11 meses aquí y regresan yo creo con una experiencia de que se sienten agradecidos y con mucha artesanía hondureña de madera super lacada (me imagino que la recibiré algún día). Los despedimos por salir a comer en el Chicago Uno Grill sampedrano (están por todos lados del mundo parece). El día antes de la fecha de este escrito, llegaron los nuevos SALTeros, Adam y Sara.

El programa IVEP (en que estudiantes internacionales viven un año en EEUU) tiene el mismo calendario. Así que mi compañera de trabajo, Alejandra Perdomo también salió el 10 de agosto para estar un año en los estados, donde se va a acostumbra a un nuevo idioma y a una nueva cultura. Trabajará en la universidad de Goshen, con la dirección de mi maestro de español de colegio.

Honduras General

Por supuesto el acontecimiento mayor en el mes pasado es la visita muy anticipada de mi familia. Mis padres y tres hermanas llegaron el 1 de agosto quedándose 10 días dentros de los cuales pudieron ver bastante de Honduras. El segundo día de su estancia, los llevé a ver la oficina del proyecto y la comunidad donde trabajo y vivo. Estaba un poco preocupado por que toda comunicación tendría que pasar por mí como traductor, pero todo fue bien, y no se sentía extraño. Le enseñamos a mi familia hondureña un juego de naipes para crear más interacción. Nos sirvieron buenas comidas que le introdujeron a mi familia al queque de tres leches y las baleadas (el rey de la merienda hondureña). También experimentaron un culto de la iglesia y un jalón para el centro en la paila de un carro.English

Mientras estaban, vimos las ruinas mayas de Copán, un pueblo colonial tradicional (Gracias, Lempiara), la finca donde una pareja de CCM vive (Josué y María) y el área de La Ceiba. Algunos de nosotros fueron a los Cayos Cochinos cerca de la costa que son buenos para hacer el snorkel.

Si nos enfermamos algunos, pero afortunadamente fue cuando teníamos más tiempo de descanso. También llevé a mi madre a la farmacia para una inyección. La farmacia nos la vendió sin receta médica, pero el medicamento no se podía aplicar en una clínica sin la receta. Así que tuvimos que recorrer un poco: fuimos a otra farmacia contactada por la primera donde había un doctor para firmar la orden, y de allí para el hospital. Pero por todo, nos costó menos de $5, lo cuál comparado con los costos en EEUU, justifica el rollo.

Mi trabajo no ha cambiado mucho. Terminaré con las clases en curso este mes y empezar de nuevo en Septiembre.

Bendiciones.

Como siempre, hay varias cosas que cuento. En estos meses, he estado más ocupado en mi trabajo. Estoy estudiando algo de contabilidad para planificar lecciones de Microsoft Excel apropiadas para alumnos de comercio (de colegio). Me ayuda saber los términos españoles de contabilidad, los cuales son medio amigos falsos del ingés (activo= assets, pasivo=liability, utilidades=income). Este curso de computación comercial y el otro curso básico par la comunidad terminan en Agosto dependiendo del grupo.

Ser maestro generalmente es satisfactorio para mí, pero no creo que me sea el trabajo ideal (pero bueno para tres años). A veces me frustro cuando los niños vienen a usar el Internet par cumplir sus tareas, ya que sus tareas casi siempre son de transcribir una definición, o lo que es peor, imprimir "información" que sirva para contestar una pregunta particular (nunca tienen que escribirlo con palabras propias), y el alumno la puede entregar sin leerla. A veces saben poco del tema y soy yo quien hace el trabajo, menos el copiar, si van a cumplir la tarea; además el Internet no es un buen libro de texto. Me parece que este método problemático de enseñanza ocurre en muchas escuelas hondureñas. Más recientemente, me esfuerzo por involucrar a los alumnos para que piensen en lo que la tarea significa.

Siempre hay unos güirritos (niños) tocando la puerta que quieren jugar en la computadora (en ciertas horas pueden entrar). El hijo de 6 años del pastor me pregunta en la iglesia si "hay clase mañana... ¿y la otra mañana?"

Un poco antes de la Copa de Oro, vi un partido amistoso en la lluvia, entre Honduras y Trinidad y Tobago (Honduras ganó). Se realizó en el estadio sampedrano Morazán, y es el primer partido que he visto acá. La semana del 14 de junio, todos los de CCM en México y Centroamérica tuvimos un retiro en La Ceiba, en un hotel al lado de la playa. Aunque no todos los CCMeros son norteamericanos, para mí fue como estar otra vez en la cultura norteamericana menonita. Los talleres de la conferencia se trataban de la migración y fueron impartidos por un Nicaragüense (click aquí para leer más). El día después del retiro, un grupo de nosotros fue a los cayos cochinos, donde se podía hacer el "snorkel" y almorzar en una isla Garífuna.

Espero con ganas la visita de mi familia, ya en Agosto.

Parece que mis boletines van un poco atrasados. A principio yo escribía uno cada meses, y ahora son cada dos meses.

El curso de computación que yo enseñaba, con los programas de Microsoft Office ya se acabó. El sábado pasado tuvimos una clausura. Empiezo a enseñar otro curso para alumnos de comercio, en el cual se pondrá énfasis en hacer contabilidad con las hojas de cálculo. Este curso será más trabajo para mí, pero creo que será más gratificante y divertido, ya que será más avanzado. También este curso tendrá un costo más alto que los básicos.

He viajado un poco desde la última vez que escribí. En marzo fui a visitar a la voluntaria de CCM que vive en Tocoa. Kari Dyrli está aquí un año y enseña en una escuela en el mismo pueblo. Tocoa tiene muchas palmeras africanas usadas para hacer manteca. Vimos un poco de Trujillo, un pueblo costeño detrás de una bahía de forma de gancho. Es el último pueblo principal yendo para el oriente, ya que el oriente es bastante despoblado. Greg Lamb, otro del programa SALT, también fue. Él y Kari esperaban obtener permiso para regresar a los Estados Unidos por tierra, en vez de volar, pero CCM les negó la propuesta.

Honduras General

Este período también incluye la Semana Santa. El viernes previo todos del proyecto MAMA fuimos a un balneario, con un pequeño zoológico. Ese sábado aguanté otra vigilia en la iglesia (si usted quiere saber acerca de vigilias, vea el primer boletín), y el lunes siguiente fui un rato a la playa con algunos jóvenes hondureños. Más tarde en esa semana, llegué a Tegucigalpa para ver algunas celebraciones de Semana Santa-- había alfombras hechas de serrín pintado sobre las cuales las procesiones iban a pasar.

También pasé un día con varios otros en una caminata por un parque nacional en las afueras de la cuidad donde hay bosques nublados, algunas partes con cubierto original de bosque. Los bosques nublados se parecen a la selva, porque retienen bastante humedad, a pesar de no recibir más lluvias que las tierras bajas. En las altitudes bajas sólo hay pinares (un paisaje que casi se parece a Colorado, EEUU). Antes de entrar el parque, usted pasa por las ruinas de la compañía minera el Rosario, el comienzo de la cual determinó Tegucigalpa como la capital de Honduras en 1880. La mina siguió en operación hasta la década de los 50, como una mina de oro y plata. Les pagó sueldos medianos a los trabajadores por trabajar en condiciones deplorables, y fuera lo que fuera el beneficio económico a Tegucigalpa, seguramente fue inapreciable en comparación con las fortunas de sus accionistas de Nueva York.

Una semana después, el equipo de CCM tuvo reunión en la finca donde dos voluntarios viven. Un poco después le acompañé a uno de los directores en una visita a una área del sur donde CCM apoya un proyecto básicamente agrícola de la iglesia Hermanos en Cristo. Visitamos algunos lugares que el proyecto ha apoyado, bastantes aislados en una zona bien seca, como un desierto.

Otra semana después, casi toda la iglesia local fue de excursión a una playa cerca de Tela, organizado por los jóvenes para ganar fondos vendiendo boletos. Fue bien divertido, ya que fue una oportunidad de conocer mejor a la gente de mi comunidad en un contexto fuera de los cultos. Me eché crema de sol, pero debió haberse lavado, porque mi blanca y delicada piel se quemó.

Unas buenas noticias son que mi familia entera va a venir para visitarme en agosto, así que tengo mucho por planificar. Los siguientes meses serán más ocupados y se irán rápido, me imagino.

Ya tengo 6 meses de estar en Honduras, lo cual hace que los siguientes dos y medio años parezcan más cortos. No hay muchas noticias que contar acerca de mi trabajo, pero hay varios sucesos en el mes pasado que quiero resaltar.

Hace más de un mes fui con varios jóvenes de la iglesia al retiro anual de jóvenes menonitas de todo Honduras. Había 500 participantes y el evento sucedió en un campamento bonito de Santa Bábara entre pinos y una quebrada. Me recordó de los campamentos o centros de retiro de Estados Unidos, entre todo en las condiciones básicas para dormir. Duró desde el viernes por la tarde hasta el domingo. El sábado por la tarde había juegos recreativos, y mucho se tardaban las comidas. El viernes y el sábado por la mañana predicaron un gringo y su traductor. El sábado por la noche predicó un brasileño, un evangelista con un poder tremendo sobre los que estaban presentes. Él estaba lleno de energía y la gente se volvió entusiasmada. Me parece que la comparación sociológica más cercana a esto en Estados Unidos sería un partido intenso de fútbol americano. En un momento, sonó el shofar, y sólo se escuchó mucho llanto, y algunos danzaron en el espíritu. Al sonar la segunda vez, cuando la gente ya estaba en frente, el pastor echó agua sobre la gente y los que se mojaron se cayeron. Después de un mensaje corto, el brasileño les llamó que pasaran al frente a diez personas que supuestamente acababan de aceptar a Cristo. Él se relacionó naturalmente con ellos, dirigiéndoles uno a uno por una oración de perdón para sus padres. También les dirigió a todos por una oración por la bendición de Dios, prometiendo soluciones a los problemas; trabajos o sanación de enfermedades.

Honduras General

El segundo suceso que se destaca de este período es un día que pasé acompañando a un grupo norteamericano (la mayoría mujeres canadienses) a la colonia La López donde un proyecto menonita "Paz y Justicia" ha trabajado. En los años '90, esta colonia era muy peligrosa ya que la violencia marera alcanzaba la atención de las noticias internacionales. 3 maras, o pandillas, principales, los 18, los vatos locos, y la Mara Salvatrucha operaban en esta zona. Adquirían armas de guardias de seguridad y cobraban impuestos de transportistas que entraban o salían de sus territorio. Por la tarde jugamos pelota con los niños de ex-mareros. No es necesario mencionar el resultado-- si ganaron los niños o las canadienses.

Honduras General

Finalmente, hace dos fines de semana viajé con mi familia hondureña al pueblo de sus familiares en el departamento de Comayagua por la fiesta de quince años de una prima. Esa edad para las jóvenes es muy importante en la cultura latina. Ellos trabajaron, decoraron, y cocinaron la noche, madrugada y mañana antes. En la fiesta la quinceañera y el cortejo que la acompañaba estaban vestidos formalmente. Entraron en una processión y dieron un baile corto. Para mí fue una oportunidad para conocer a nueva gente y observar las dinámicas de una familia hondureña y recibir aire fresco. El día siguiente me llevaron en una caminata por las montañas y campos cercanos y vimos unas moliendas donde muelen y cocen la caña de azúcar para sacar el dulce.

Si todavía están leyendo, les cuento un poco de mi trabajo. Estamos en medio de un curso de computación. Los niños están aprendiendo bastante pero un reto es ocupar a todos a la vez sin que se aburran, ya que unos aprenden más rapidamente que otros. Parece que algunos cables de Internet están dañados y se me arruinó una computadora, pero había una extra sin monitor, así que todavía tenemos 10 computadoras para alumnos, ocho con Internet, y ocho (pero no las mismas) con unidades de disquete que funcionan. Todas tienen Windows XP Service Pack 1, y yo intenté poner Service Pack 2 en la una, pero se arruinó y se necesita volver a formatear su disco duro. ¿He mencionado cuánto aborrezco a Microsoft?

Pueden recordar en pensamiento u oración a un joven de mi iglesia acá que ha llegado a Atlanta, donde vive un hermano de la iglesia. Salió hace más de un mes, pero lo abandonó el primer coyote, robándole de $500 aproximadamente. Se quedó un tiempo en México, pero el hermano de Atlanta envió a otro coyote.

Mucho de ustedes están en mis pensamientos y a muchas personas las echo de menos...

La temporada navideña ha pasado y llegamos al año nuevo. Ahora estoy listo para una vida más regular. La semana pasada matriculamos a los alumnos del próximo curso de computacion y Microsoft Office, con cupo para 40 niños durante tres meses. El laboratorio de computacion tendrá un horario para los niños que vienen para clases de reforzamiento o que quieren cumplir sus tareas a través de Internet.

Durante 3 semanas, no tuve responsabilidades del trabajo. La primera semana fui con Greg Lamb a Tegucigalpa. Esta vez logré conocer mejor la ciudad. Los cerros del los alrededores de la cuidad brindan vistas a través de la cuidad para que uno se dé cuenta de la ubicación de cada cosa. La cuidad está rodeada por montañas, y también hay un cerro grande al lado del centro. El domingo, fuimos a la iglesia, y nos juntamos con algunos conocidos para pasear en el pueblo de Santa Lucía que queda en una montaña vencina. También conocimos bien la ruta de taxi colectivo que nos llevaba al sitio donde dormíamos.

Pasamos una mañana maniobrándonos por el mercado más lleno que he visto y por las sucias calles de Comayagüela, solamente para encontrar un bus que nos llevara a un pueblo cercano arbitrario. El bus se tardaba mucho en llegar, y aunque fue bonito y tradicional, no valía la pena. Otro día hicimos una caminata con las maestras de la escuela inglesa arriba en las montañas en El Hatillo.

Yo estuve "en casa" durante la Navidad y el Año Nuevo. Las dos noches (el 24 y el 31) se celebran tirando muchos cohetes a pesar de la prohibición de pólvora. Siempre se escucha la bulla de cohetes lejanos por toda la noche. Una tradición es hacer tamales o sandwiches (que tienen pollo con salsa especial). Estas comidas se hacen en otras ocasiones especiales también. Todo el mundo vela el día 24 y el 31. Muchos Hondureños bailan o beben, lo cual hace que la temporada les parezca un poco sospechosa a los cristianos evangélicos. Algunas iglesias tienen cultos largos en esas noches para evitar que la gente participe en las fiestas de las calles. Me imagino que la Navidad es un feriado religioso (o sea, que celebra el nacimiento de Jesús) más para los cátolicos que para los evangélicos. O sea, por lo menos en la iglesia mía, el culto del 24 fue un culto normal.

Le di mi familia hondureña los regalos que mi familia envió de los Estados. A mí me regalaron una camisa, y ya tenía un pantalón que compré de un sastre. La otra gran tradición navideña es estrenar nueva ropa. Por ejemplo, mi hermano hondureño tenía un conjunto entero de ropa nueva hasta la faja y los zapatos, para poder estrenar el día 24. Los jóvenes de la iglesia también tuvieron un intercambio de regalos de amigos secretos para el Año Nuevo. Hay algunos adornos norteamericanos como luces y árboles navideños que están en Honduras. En Tegucigalpa había belenes en las plazas.

Honduras General

Las vacaciones también me dieron el chance de visitar a los voluntarios de CCM en la finca en el Ciprés donde yo ayudé a pintar. Pero cuando estuba en casa, fue un poco difícil ocuparme, así que anticipo el comienzo de las clases. El otro miércoles (el 17) cumplí un año y recibí dos pasteles-- uno de la gente del proyecto, el el otro de la familia.

Les deseo un bendito comiezo para el año nuevo, sean lo que sean sus actividades.

Ya llegó el fin del año y las vacaciones de Navidad. Ayer tuvimos la clausura del curso de computación que yo estaba enseñando. Hay que entender que en Honduras las clausuras son muy importantes. Una clase de cocina que dura dos semanas, al fin, les entrega diplomas a todas las graduadas, y aun reciben diplomas los niños que vienen tenía buena asistencia en clases de reforzamiento. Lo más reciente del curso incluyó cómo cambiar la apariencia de texto en Word, cómo crear tablas con Excel, exponiéndoles al uso de fórmulas, y lo básico de Powerpoint con alguna práctica en pegar imágenes y cambiar sus tamaños y posiciones. Las computadoras funcionan bien aunque con 256 megas de RAM a veces se traban, y además Windows debe ser el sistema operativo más frágil, ya que sólo necesita 10 clics en el mismo icono para trabarse. A veces me cuesta enseñarles a los niños a no trabar los equipos.

Honduras General

He decidido seguir viviendo con la misma familia por un año. Están bien. Terminan su proyecto de construcción (cuarto adicional y un cerco de bloques) y financian un portón grande para el carro con paila de que tienen fe que lo van a recibir por la bendición de Dios.

Honduras General

El hermano menor de Consuelo (la madre) está al punto de llegar a Minnesota donde vive una hermana mayor. Están orando por él. Un coyote lo ha llevado a través de México. No sé si en este momento habrá cruzado la frontera. Su esposa trabaja en la maquila. Esperan poder tener su propia casa algún día. Ellos tienen un hijo de dos añitos, el que duerme en la casa. Recientemente le dieron una fiesta de cumpleaños celebrando con un pastel y una piñata de Barney el dinosaurio, el programa de tele más favorito del niño.

El otro sábado la región juvenil menonita del valle de Sula tuvo un congreso. La predicación se enfocó en el potencial que tienen los jóvenes por la bendición de Dios. Los predicadores enfatizaron que Dios quiere hacer grandes cosas en las vidas de la nueva generación. En un cierto punto, una gran parte de los participantes fueron “matados en el espíritu” como se dice en los Estados Unidos. Es decir, el pastor ministraba por tocar las frentes de muchas personas e inmediatamente, o después de un rato, la persona se caía. Este tipo de ministración es muy común en Honduras.

Es un desafío participar en una iglesia muy diferente de la mía, pero los cultos me motivan tener mejor disciplina en mi oración y reflexión. Mi fe se alimenta de la simple confianza que mi familia anfitriona tiene en Dios. Es fácil ser el observador extranjero en los cultos. Más recientemente empiezo a ver más aún cómo la gente le están derramando sus corazones a Dios, a menudo ante muchos problemas y necesidad. Es algo que no se ve a menudo en Norteamérica, por lo menos durante los cultos.

Mañana voy a salir con Grez para pasear por el área de Tegucigalpa. Voy a pasar la navidad aquí con la familia.

Ya ha pasado más que un mes desde la última vez que escribí. Yo iba a esperar hasta que yo termine el sitio web, pero voy a tardar más en eso.

Trabajo
En el centro educativo donde trabajo, ya han empezado las clases del nuevo curso. Este curso va a tocar uso básico de Windows, mecanografía, y Microsoft Word, Excel y Powerpoint. Los alumnos son estudiantes de colegio, así que tienen mayor edad y mayor capacidad de aprender a utilizar las aplicaciones de Office. Hasta ahora hemos terminado mecanografía, la cual es muy difícil para ellos, y a lo mejor podrán encontrar más fácilmente las teclas. Yo hago la mayoría de la enseñanza. También doy clases de tutoría (en cualquier materia, pero normalmente inglés) y atiendo a los niños de educación especial que también usan las computadoras.

Al mismo tiempo, ya no tengo tanto trabajo de mantener las computadoras debido a que tienen un programa para que no se pueda cambiar el disco duro sin permiso especial, y también los discos duros de cada uno están recién formateados. Así que cada vez que se reinicia, regresa al estado anterior, igual que una computadora pública. Antes de eso, tres computadoras me habían fallado.

Durante las últimas semanas, el sitio de trabajo de Jesús (el padre de mi familia anfitriona) ha sido la casa. Está construyendo un muro de bloques de concreto y un cuarto adicional para la casa. Fui ayudante de albañil por un día en que preparé la arena para la mezcla de cemento y ayudé a mover bloques. Siempre pegan los bloques en secciones con columnas de concreto y varilla en medio. Hacen la mezcla de cemento en sitio. Para sujetar tablas de soporte para poder trabajar arriba, botan hoyos en el muro, los que llenan más tarde. Lo mismo aplica cuando sujetan los balcones. Ponen las láminas del techo antes de las etapas finales: pulir las paredes, echar el piso, poner alambre, volver a llenar con cemento los hoyos que habían cincelado, etc. No hay un orden fijo de hacer las cosas, y por cierto ningunos códigos de construcción. En la construcción con bloques, es bien fácil cincelar (por ejemplo para poner alambre) y reparar más tarde.

Viaje
Este último mes he tenido algunos chances de viajar. Un fin de semana extendido fui a Tegucigalpa con Alejandra (con quien trabajo). Nos quedamos en la casa de la familia de Leonardo Chavarria, el que ahora está en un programa de intercambio en EMU (Universidad menonita del este, Harrisonburg, Virginia). Sus dos hermanos viven con sus padres lejos de la ciudad en una montaña muy bonita con muchos pinos. Era la primera vez que tuve frío en Honduras. Me llevaron a la zona más comercial de Tegucigalpa, a lo largo del bulevar Francisco Morazán, y esa noche tuve el chance de conocer a los jóvenes de la iglesia menonita allí. Fuimos a un Café Espresso que ofrecía buena vista de la cuidad y anduvimos en busitos pasando varias partes de la cuidad hasta llegar al centro de retiros en el Hatillo, cerca de la casa. Pasamos la gran embajada estadounidense y otra área amplia y rodeada por un muro en que se ubica la mansión del embajador gringo. No sé porque los EE UU necesita edificios tan grandes. Quizás se construyera durante la revolución nicaragüeña.

En Tegus era más evidente la pobreza que en San Pedro. Tegus no tiene mucha industria mientras San Pedro aprovecha su ubicación cerca del Puerto Cortés. Tegucigalpa tiene muchas colinas, a diferencia del valle Sula. Las colinas que rodean la ciudad, muy visibles, están repletas de viviendas apenas suficientes. Oí describir una colina donde no hay servicio de agua ni de luz. Los habitantes sobreviven sembrando y vendiendo flores. Las calles allí están llenas de flores y las mujeres madrugan para bajar la colina como no hay bus.

Lo que hizo recordable ese fin de semana era que nos llevaron las maletas algunos visitantes holandeses de la iglesia. Pusieron sus maletas encima de las nuestras y nos las llevaron por accidente. Tuve que esperarla por una semana hasta que me devolviera. Viajé de regreso con nada excepto un poco de dinero y la Biblia en la mano.

Otro fin de Semana fui a La Ceiba para visitar a Greg (Gregorio) Lamb. El centro de La Ceiba es bonito, ubicado a lo largo de la costa, pero las playas mejores están más retiradas de Ceiba en los pueblos garífunas (Los Garífunas son los descendientes de africanos esclavizados). Pude ver donde trabaja Greg, con una organización llamada Paz y Justicia asociada con la iglesia menonita hondureña y aquélla trabaja para reducir la violencia marera. En algunas zonas, incluido dónde vivo, la delincuencia es un reto. Alguien que me ha comentado, "en Honduras tenemos dos deportes: fútbol y las maras."

El otro sábado prediqué. Como hay muchos cultos, todos los adultos predican de vez en cuando. Los sábados hay culto de jóvenes. Prediqué del libro de Gálatas sobre el tema de vivir por el espíritu y no por la ley. No hace falta mencionar que no prediqué en el estilo catracho (hondureño), ni por tanto tiempo, como la lengua todavía presenta dificultades. Espero que todos estén bien. La vida acá me presenta desafíos, algunos de los cuales parecen pruebas diseñadas para mí. Pero Dios usa tales cosas para traer mi atención y fe a dónde debe estar. Siempre les invito dejar mensajes.

Parece que tengo muchas cosas que contar aunque no ha pasado mucho tiempo y no me siento muy ocupado. No escapé de la enfermedad de amebas/parásitas. No voy a hablar de los detalles de cómo me pegó. Pueden contactarme para eso. Con los muchos medicamentos prescritos por el doctor pronto me mejoré.

Hace dos semanas, la iglesia menonita de Seis de Mayo tuvo vigilia, la que significa una noche de vela que consta por su mayoría de canciones alegres. Era un sábado por la noche—9 horas de culto con un descanso único de 30 minutos para tomar café y baleadas. No me acosté hasta las cinco de la madrugada. Había también predicación, habla de lenguas, y siempre mucha bulla. Los jóvenes fueron animados a bailar y cantar con mucha expresión de alegría. Yo nunca había visto el echar espíritus malignos, pero esa noche se los echaron a dos, uno siendo mi hermanito aquí. Lo tenían restringido y repetían siempre "en el nombre de Jesús" hasta que se calmara. Cuando se le fue, todos dieron aplauso. Durante el tiempo de dar testimonios, habló de sentir "golpes," después de entrar la presencia del Espíritu.

Normalmente los cultos no son tan intensos. Hay seis cultos cada semana, pero mi familia no acude a todos los cultos. Los miércoles siempre lo dirigen las mujeres. Los viernes siempre vamos a otro sito en las calles. Pronto después de la vigilia el equipo de CCM, lo que consiste en 8 personas en el país, se reunió varios días para hablar de cómo anda la vida, para escuchar unas pláticas sobre Honduras y las iglesias de Honduras con un huésped experto y para recrear. Disfruté de conocer a los otros gringos y de ver a Greg Lamb, quien conozco de la universidad.

Mi trabajo en el centro educativo ha ido bien. Mi trabajo todavía no está bien organizado como probablemente estará en el futuro. No estoy enseñando mis propias clases, sino ayudarle a Alejandra con el curso actual. A veces doy tutoría. Los alumnos exigen atención individual, es difícil a veces estar pendiente de todos. Muchos quieren usar Internet, pero no saben usarlo. Ahora que he conseguido conectar todas las máquinas al Internet, las tareas de cuidar las computadoras, o sea, de quitar virus, han aumentado mucho. A veces me pregunto si debía haber esperado algunas semanas antes de conectarlas.

Muchas veces la gente hace referencias de ir a los EEUU. Muchos tienen parientes allí. Los hijos de la vecina tienen un padre en Atlanta, y mi madre Consuelo tiene una hermana en Minnesota. Consuelo le dice a su sobrinito de casi dos años que Caleb le va a llevar a Estados Unidos en su maleta, mientras le pone otro avioncito de comida en la boca. A la familia le gusta bromear de cómo pueden llegar a Estados Unidos. Pero también es un asunto serio. Recientemente, Consuelo me dijo, cinco del pasaje se fueron para el norte. No parece tan grave la situación de la colonia, pero no sé cuanto apoyo ya reciben de remesas de parientes inmigrantes, y a veces les parece la única manera de mejorar la vida. He oído decir que las remesas constituyen la industria más grande de Honduras, más que la bananera o la maquiladora. En esta área, salir para los Estados Unidos no es necesariamente la aventura peligrosa de que leí. Se puede "invertir" $5000 (el pago para el coyote para todo el trayecto), vivir dos años allí, y regresar. Si uno no es deportado, es una buena inversión. Aprendí que muchos autobuses de transporte (viejos buses escolares) probablemente fueron traídos de esta manera.

Cuando los hondureños tienen amigos o parientes en los Estados Unidos, pueden recibir, como dijo Consuelo, "cosas buenas." Supongo que esto incluye algunos juguetes electrónicos o un carrito con batería que manejaba un niño. Yo sólo puedo hablar de la perspectiva gringa, y no de la de ellos. Pienso que también el coste de separación de la familia puede ser alto.

Para terminar esta carta en una manera más positiva, no voy a gritar sobre el "gozo del Señor" como algunos en las iglesias aquí. Pero puedo decir que me siento bendito por lo que aprendo y experimento, y por la abierta gente que expresa de su propia manera la esperanza. Aprecio sus pensamientos y oraciones por mí.

Actualizado 18 de septiembre, 2009